Contacta con nosotros
93 265 19 50

Red social corporativa, el futuro de la intranet

Red social corporativa, el futuro de la intranet

No cabe duda que la forma en la que trabajamos ha sufrido cambios radicales en el último año. De ir todos los días a una oficina bien equipada hemos pasado a tener que trabajar en casa con nuestros propios equipos en algunos casos.

Y no solo han cambiado las herramientas, también la forma en la que nos comunicamos con nuestros colegas de trabajo. Hemos pasado de reuniones presenciales de estatus a aplicaciones de mensajería instantánea para poder colaborar.

En el artículo de hoy repasaremos por qué pasar de la intranet de toda la vida a nuevas formas de comunicación empresarial, como una red social corporativa.

Qué es una intranet

Una intranet es una red privada a la que solo tienen acceso los empleados de una empresa o los miembros de una organización. Es un lugar de encuentro donde se almacenan datos, archivos, herramientas de trabajo y otros recursos.

Cada persona tiene una cuenta asociada que le da acceso a diferentes herramientas o partes de la intranet, normalmente desde un ordenador.

Limitaciones de una intranet en la nueva era poscovid

El principal problema de una intranet es que requiere altos costes de producción. Su amortización es larga, por no hablar de los problemas derivados de la actualización de software si se ha desarrollado exprofeso para la organización.

Otro de los problemas más importantes es sus limitaciones para funcionar correctamente en los diferentes plataformas, especialmente hoy en día, cuando la inter operatividad es clave para mejorar la productividad.

Además, existen otros problemas derivados, como que las intranets no favorecen la comunicación horizontal entre todos los miembros de la empresa. La gran mayoría de las intranets no tienen un componente social que permita una comunicación fluida entre los empleados.

Se trata, sin duda, de herramientas de comunicación vertical muy potentes, pero limitadas.

 

Por qué pasar de una intranet a una red social corporativa

Lo llamemos como lo llamemos, la realidad es que las redes sociales diseñadas para los entornos corporativos favorecen la participación de los integrantes de una organización en la misma.

Como el resto de las redes sociales, suelen estar optimizadas para dispositivos móviles, lo que conecta a los empleados rápidamente, especialmente a aquellos que no se encuentran en una única ubicación.

No podemos perder de vista que si bien las intranets son complicadas de mantener, no quieren ni de moderadores ni de personas que deban controlar el buen uso de las mismas. En una red social corporativa, la figura del moderador se vuelve mucho más importante, así como unas normas de cumplimiento que todos los usuarios deben cumplir.

Qué puede hacer una red social corporativa

Es importante no perder de vista que una red social corporativa no es un mero pasatiempo. Además, hay muchos tipos de planteamientos, desde el clásico muro, inspirado en aplicaciones como Twitter a foros, salas de chat o herramientas de mensajería instantánea.

Sea cual sea el modelo elegido, debe servir a varios propósitos:

  • Permitir la comunicación rápida y fluida entre empleados. Es decir, debe posibilitar la capacidad de los empleados para tener un canal abierto y eficaz.
  • Debe cumplir con el objetivo de colaboración. Herramientas de colaboración como Slack nos han demostrado que es posible trabajar en equipos remotos con gran eficacia. Una red social corporativa debe posibilitar esta colaboración, no hacerla todavía más ardua para los empleados.
  • Servir como canal de información corporativa. El trabajo en remoto ha demostrado dos cosas: que es posible producir sin necesidad de “calentar silla” y que los empleados se sienten más desconectados de la empresa. Gracias a las redes sociales corporativas es posible que reciban comunicados, noticias, circulares y todo tipo de información que permita tener una conexión más cercana con la cultura empresarial.

En Geinsa conocemos bien el mundo de las intranets y su evolución hacia redes sociales corporativas. No dejes de consultarnos si quieres sumarte al futuro de la comunicación corporativa.